Talegón, condenada al autobús

Beatriz TalegonAl condenarse a viajar en autobús durante el resto de su carrera política, Beatriz Talegón ha puesto el listón muy alto. No me entiendan mal: no hay nada malo en ello, pero con su discurso contra la hipocresía del establishment, Talegón ha dado el paso más arriesgado que puede dar un político, que es condenarse a la coherencia. Renunciar a viajar en primera clase y al fasto a cuenta del erario público parece de sentido común en estos días de austeridad, pero su discurso incendiario en el hotel de cinco estrellas contra las cinco estrellas del hotel dejó a los delegados socialistas pasmados, que es la cara oficial que se le pone a los políticos cuando les regañan sin previo aviso y con la cámara lista para Youtube.

No ha pasado ni una semana y Talegón ya ha tenido que enfrentarse al juicio arbitrario de la calle, que la despidió a gritos cuando le vio aparecer junto a un ex-ministro. La calle se ha vuelto pejiguera y no sabe que la voz de Talegón es la voz de uno de los suyos, uno de los nuestros, al menos, mientras resista la tentación de aceptar el cargo inminente que están a punto de ofrecerle. Hay que reconocerle cierto coraje a alguien a quien invitan a dar un discurso y termina sonrojando a sus anfitriones. Bien hecho está.

Dijo Kissinger, un hipócrita experto que sabía de lo que hablaba, que un país que se exige a sí mismo perfección moral como prueba de su política exterior, no logrará ni perfección ni seguridad*. Al criticar con razón la incoherencia de esos dirigentes que predican una cosa y hacen la contraria, la camarada Talegón se ha condenado casi inconscientemente a esa perfección moral. Si algún día cae en la tentación de sentarse en el coche oficial, probablemente será injusto juzgarla por unas palabras que pronunció ante un auditorio repleto de hipócritas. Talegón merece el beneficio de la duda aunque solo sea por el valor de dar un discurso sin papeles, pero nadie está a salvo de los canallas que buscan en las hemerotecas y no hay nada más difícil que vivir fiel a unos principios sin pestañear. Buena suerte.

 

* La cita en inglés es ‘A country that demands moral perfection for itself as a test of its foreign policy, will achieve neither perfection nor security’.

Anuncios

Un pensamiento en “Talegón, condenada al autobús

  1. Pingback: Un mundo en blanco y negro | Despachos de ideas

Los comentarios están cerrados.