About

My own opinion is enough for me. And I claim the right to have it defended against any consensus, any majority, anywhere, any place, anytime. And anyone who disagrees with this can pick a number, get in line, and kiss my ass.

Christopher Hitches on Freedom of Speech

Señales

Soy Jose Piquer Martínez, politólogo y periodista (no necesariamente en ese orden), aunque todavía tengo algunas dudas sobre ello, pues ¿cuándo te conviertes en politólogo? ¿cuando recibes el título universitario, cuando publicas tu primer paper o cuando te resignas y decides dejar de explicar que no estudiaste para ser político?. ¿Y te conviertes en periodista cuando publicas tu primer artículo, cuando acabas la carrera o, en puridad, nunca?

No tengo respuesta para esas preguntas, pero si como dijo Orwell todos los temas son en esencia temas políticos, este es sin duda un blog sobre política o, para ser más precisos, sobre asuntos acerca de los cuales la política y, en especial, el análisis politológico tienen algo que decir. No obstante, Despachos de ideas es sobre todo un proyecto personal y, en consecuencia, las posibilidades y las limitaciones de este cuaderno de notas se encuentran en mi capacidad para escribir con regularidad sobre algo que podría no interesar a nadie más que a mí mismo. Aún conservo la esperanza de que al menos haya una persona a la que no le agrade, o no le interese en absoluto, lo que aquí diga y creo que mientras eso ocurra, continuar con este proyecto valdrá la pena.

Aquí me ceñiré a explicar el qué y dejaré el porqué de este blog para mejor ocasión. ¿Qué puede aportar un proyecto como este en medio de la inmensa blogosfera? Cualquier cosa que diga al respecto será insuficiente, provisional y, en el peor de los casos, falsa. Pero sí puedo decir que los Despachos de ideas están inspirados en la actualidad, pero esta no es ni será la única excusa para escribir sobre política o economía.

Además, a partir de marzo de 2013 me propongo convertirme en algo tan poco sexy como un verificador de hechos. Sin entrar en la disquisición filosófica sobre la naturaleza y los límites del hecho, me limitaré a comprobar si los datos y el contenido ofrecido en discursos y declaraciones relevantes o de interés público son veraces. Hace tiempo que diversas organizaciones cívicas abrazaron la esperanzadora idea de que un debate político preciso y veraz es un debate más saludable, más convincente y, sobre todo, indispensable en una democracia de calidad. Esta idea sea basa en el razonamiento de que la exactitud de los datos y el respaldo empírico de los argumentos contribuyen a mejorar la discusión política.

Como en muchos otros asuntos, organizaciones estadounidenses llevan la delantera en este punto. A mi juicio, el proyecto más completo y riguroso al respecto es la iniciativa ‘Factcheck.org’ del Annenberg Public Policy Center de la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos. En el ámbito de los medios de comunicación, The Washington Post mantiene un blog (‘The Fact Checker’) escrito por Glenn Kessler que comprueba la veracidad de la retórica política en el contexto estadounidense y Tampa Bay Times y otros medios de su grupo lideran el proyecto ‘PolitiFact’ en el que se analizan declaraciones de diversos actores políticos.

semaforo1Es sorprendente que en España no existan iniciativas que puedan compararse a las mencionadas y, por supuesto, no es mi pretensión equiparar el ejercicio de fact-checking de Despachos de ideas con estos proyectos. Pero, en  el fondo, el espíritu es el mismo: aportar algo de luz al discurso nebuloso que en tantas ocasiones degrada el debate político. En este caso, esa luz tiene la forma y el color de un semáforo, de manera que cada verificación va acompañada de su correspondiente resultado: luz roja para las falsedades, luz ámbar para las verdades a medias y luz verde para los hechos contrastados.

Despachos de ideas incluye también análisis, reflexiones y una selección de documentos más extensos y de temática diversa así como una serie de podcasts que, en su mayoría, corresponden a mi trabajo en el European Council on Foreign Relations (ECFR), por lo que se incluye un resumen informativo y los enlazo a la web de ECFR donde se pueden escuchar íntegramente.

Este blog es un ejercicio arriesgado de escritura y de reflexión que como tal contendrá errores de juicio, erratas y gazapos cuya responsabilidad es únicamente mía. Solo pido una cosa: no me tomen demasiado en serio cuando suene enfadado, ni demasiado en broma si les parezco de buen humor. Es solo que no supe decirlo de otra manera mejor.

Anuncios